Maternity

MI PARTO NATURAL

Manuela en el hospital

Hola!!

Muchas me habeis preguntado como fue el parto y dado que lo tengo tan reciente, quiero compartirlo con tod@s aquellos y aquellas que me habéis acompañado estas 41 semanas de embarazo, con sus días y sus noches, y mis tontunas varias, incluidos los videos con los que tanto os habéis reído, ;).

Además, ahora que lo tengo todo tan reciente, no quiero dejar de pasar ni un día más para poder escribirlo tan real como lo siento, que ahora mismo está muy a flor de piel.

Vamos a ello:

El lunes 26 de Febrero, en la revisión rutinaria de monitores y ginecología, estando de 40+6 me dicen que, estoy dilatada de 2cm pero que aún no ha comenzado el trabajo de parto y que tampoco tengo contracciones regulares, aunque sí alguna esporádica, pero dado que ya me he pasado de cuentas, de esa semana ya no pasa y que me van a programar una inducción al parto a finales de semana.

Como ya estaba bastante cansada, apenas podía dormir ni moverme le dejo caer al médico “que sino puede ser antes”…a lo que la ginecóloga me dice que va a ver “si hay hueco para mañana” (os podéis imaginar mi alegría máxima!).

Entonces me dice “hay hueco para mañana, pero te voy a estimular un poco el cuello del útero, a ver si conseguimos que arranque esto sólo”. Fueron 5 segundos en la camilla y cuando me levanté empecé a manchar. Bastante. De hecho hasta me asusté, pero la gine me dijo que era normal. Nos dio a maridin y a mí la hoja para ingresar el día siguiente a las 8:30h y para casa.

Esa tarde la pasé manchando bastante, y un poco mosca y revuelta. Ya nos habían advertido que seguiría manchando. Pero como no me daban contracciones y la niña se seguía moviendo, aprovechamos para estar con Mateo, jugando y dándonos mucho cariño, porque sabía que ya no le vería al día siguiente.

27 de Febrero

Esa noche dormí fatal (ya sabeis el maldito insomnio que me ha acompañado todo el embarazo), y a las 07:30h ya estábamos en pie. Nos organizamos, cogimos nuestras maletitas para el hospital e incluso nos dio tiempo para despedirnos de Mateito.

08:30h: Llegamos a Admisión del Hospital, entregamos nuestro papelito de inducción al parto y nos subieron a Ginecología. Acto seguido me pusieron en monitores una hora (que se hizo eterna) y después me exploraron y me hicieron una eco. Estaba dilatada de 3cm pero sin contracciones.

10:30h:Lo primero que intentaron antes de ponerme medicación, era estimular que mi cuerpito moreno se pusiera de parto sólo con un “balón”. Yo no lo había oido nunca, pero es un método mecánico por el que se introduce un “balón” en el cuello del útero y éste se va hinchando de manera que el útero tenga que ir cediendo. De esa manera, podría comenzar la dilatar por mi sola.

No duele ni nada de nada, así que tranquilas si os toca también en vuestro parto. Con ello estaría algunas horas y veríamos a ver. Así que nos fuimos del paritorio y subimos a la habitación en la planta a SEGUIR ESPERANDO.

15:00h: Entran 2 ginecólogas a ver como va el “balón” y me dicen que sigo igual y que el balón no me está haciendo nada, así proponen bajarme de nuevo a paritarios y empezar con la oxitocina.

17:00h: Me ponen la oxitocina y empiezan las contracciones. Sigo dilatada de al menos 4 cm pero las contracciones no son regulares ni excesivamente dolorosas por lo que yo pensé “esto está chupao”. En las exploraciones con la matrona, me dicen que la niña está muy alta, y hay que ver como “ayudarla” a que baje.

Ahí me entró de todo, porque era lo mismo que me pasó en el parto de Mateo y  ya me ví de nuevo en quirófano tras mil horas de parto, cesárea, etc…lo ví muy negro, pero no perdí la esperanza. Me auto-relajé y pensé que esta vez podría salir bien y podría tener mi parto natural.

19:00h: Me vuelven  a explorar y la cosa sigue igual, así que deciden que hay romper la bolsa a ver si Manuela deja de hacerse la remolona y pone de su parte. Que te rompan la bolsa no duele, ni molesta ni nada, sólo la sensación del liquido que no puedes controlar, pero poco más.

Ay amigas!! 5 minutos después de la rotura de bolsa empezó la fiesta!! Las contracciones ya dolían y venían cada 3-4 minutos. Decidí aguantar todo lo que pude sin epidural para intentar no ralentizar las contracciones, no sé, cosas mías! Pero al cabo de una hora con contracciones apreté el botón del pánico y le dije a la matrona: una de epidural por aquí, por favor!!

20:30h: Me ponen la epidural y el anestesista me explica todo super bien. Pros, contras, lo que me iba a pasar, si me dolía lo que tenía que hacer, etc etc. Al final de la explicación me hace un pequeño examen para ver si me he enterado y no doy ni una. Jajajjajaja. No sé si son los nervios, las contracciones o que me ha dado demasiada información, pero no acierto ni una pregunta! jajajaja. Pero bueno, la epidural ya está puesta, que a mi era lo que mas me importaba y hay que esperar 20 minutos a que haga efecto. Sólo había que aguantar 20 minutitos de nada ya estaría todo hecho, al menos en cuanto a dolores de refiere…

Ayyyy ingenua!!!! La epidural sólo me hizo efecto en el lado izquierdo así que pedí mas chute y me mandaron tumbarme del lado derecho, porque la epidural va por “gravedad” así que del lado derecho, dormirá el lado derecho.

Al ratin los dolores mejoran y toca seguir esperando. A las 21:00h ya estoy dilatada de 7.

23:30h. La verdad es que me encuentraba bastante bien. Las piernas dormidas pero bien, con ánimos y fuerzas y deseando que pasen las horas y me digan cuando puedo empezar a empujar, venga vamos, que tengo ganas ya de ver a mi chica. Estoy tan animada que hasta grabo un Stories en Instagram para contaros que estoy estupendamente. Y pasaron 30 minutos. A partir de ahí ya fue todo cuesta abajo…

00:00h: La matrona me dice que casi casi estoy en dilatación completa pero que la niña sigue estando muy alta. Así que decide ponerme boca arriba y un poco incorporada, a ver si por “gravedad” la niña baja.

En cuanto me puso boca arriba y un poco incorporada empezó el fiestón…empezaron a darme espasmos y a castañear los dientes (normal con la epidural pero muy “escandaloso”), empecé a vomitar y a marearme, tanto que me desmayé. Rápidamente me colocaron de nuevo tumbada y de lado izquierdo hasta que recuperé un poco la conciencia. Primer round.

01:00h: Ya estoy recuperada, intentamos de nuevo incorporarme sentada en la cama. Vuelven los mareos, temblores y vómitos. Estoy en dilatación completa pero la niña no baja. Así que la matrona decide que esperemos un poco más.

Entonces comencé a sentir un dolor enorme en la parte superior de la barriga, muy muy doloroso que apenas me dejaba respirar y apretamos el botón del pánico de nuevo. Entraron enseguida la ginecóloga y la matrona y los temblores y espasmos que me daban ya eran muy serios. El dolor en la parte alta de la barriga insoportable. Así que deciden aumentar la dosis de analgésicos para eliminar ese dolor, y deducen que son los pies de la niña, que se está empujando hacia abajo haciendo fuerza en la parte alta de mi barriga.

Cuando por fin consiguen calmarme y estabilizarme me dice que debemos esperar un par de horas mas y que pasarán a explorarme de nuevo a las 3 de la mañana. Por lo visto la niña está muy alta aún y todavía no ha llegado el momento de empujar. Me dicen que intente dormir y descansar, que ya nos queda muy muy poco…

03:00h: Por supuesto, no hemos dormido nada y empieza a dolerme mucho de nuevo la parte alta de la tripa. Llamamos de nuevo a la matrona y a la ginecólogo y cuando entraron noté que había llegado al máximo de mi resistencia. Me sentí que no podía más, cansada, abatida, con todo el cuerpo dormido y dolorido y me rendí. Les dije, que no podía mas, que no iba a poder empujar y que me llevaran a quirófano, que me hicieran una cesárea. Era lo que menos deseaba en el mundo pero os aseguro que fue lo único que se me ocurrió para acabar ya con todo aquello.

Me sentía totalmente incapaz y no me ví con ninguna posibilidad de conseguir lo que tanto había estado esperando durante 9 meses. Recuerdo que Borja, que no se separó de mí durante las 17 horas que llevabámos me decía “no digas eso, que ya no queda nada” y a mí sólo me entraban ganas de llorar. La matrona y la ginecóloga me decían ” no digas que no puedes, eso no se dice, ya verás como si, no te vamos a llevar a quirófano sin que antes lo intentes aquí”. Y yo sólo les decía que no, que no iba a poder.

Así que se miraron, me exploraron y dijeron ” bueno, pues ha llegado el momento, vas a empezar a empujar cuando nosotras te digamos”. Y de repente entraron 3 personas más en la habitación, la cama se convirtió en el típico potro de parto (no me digas cómo) y me prepararon. Había llegado el gran momento.

Me dijeron que usarían ventosa porque la niña aún estaba muy alta y no había bajado suficiente. Y empezó el trabajo: me agarré a las mancuernas que habían aparecido de repente en la cama y me iban indicando cuando empujar porque yo no notaba NADA. Ni las contracciones, ni la niña bajando ni nada de nada. Sólo empujar.

Recuerdo que la ginecóloga me decía “lo estás haciendo muy bien” y yo pensaba “eso se lo dices a todas, “si lo estuviera haciendo tan bien, yo notaría algo”…y de repente me dijo “YA ESTÁ LA CABEZA, QUIERES TOCARLA?” Y yo en ese momento estaba tan flipada de todo lo que estaba pasando que le dije “no, no, que me da mucha cosa…”jajajaja (cosas del directo).

Venga, Noemí, otro empujón y está aquí. Y ví como la ginecóloga colocó la mano, separó los dedos índice y corazón y pensé “así es como en las películas colocan los dedos cuando van a sacar al bebé” (no me preguntéis porque pensé eso en ese momento, porque tampoco es que haya visto yo muchos partos en la tele) y así fue. De repente miré y había medio cuerpo fuera y yo no me lo podía creer. Sólo alucinaba. Y sólo me salió decir “MI NIÑA, MI NIÑA…” y llegó el momento; la pusieron encima de mí y recuerdo su temperatura y su olor.

Y de repente rompió a llorar. Y a mi ese llanto me llegó a lo mas hondo de mi ser. Y miré a Borja, y me acordé de que no pude vivir eso con Mateo, y me dio muchísima rabia. Aquello fue una experiencia tan increíble, tan dura y bonita a la vez, que no tendría palabras en el mundo para expresar todo lo que sentí. Estábamos emocionados y estábamos alucinados. En el siguiente audio tenéis el gran momento:

03:25h: 3,700 kg y 52 cm de niña, 3 puntos y 0 complicaciones. Bravo! La placenta y todo el resto ni me enteré, sinceramente.

Estuvimos “piel con piel” 2 horas y Manuela enseguida buscó el pecho. Y hasta hoy.

Como habéis visto, mi parto no fue lo más rápido, lo más bonito y ni lo más fácil pero cada mujer y cada parto somos diferentes. Lo más importante es que finalmente todo salió bien y que aunque a veces parece que las fuerzas fallan y que ya no vas a poder más, siempre merece la pena intentarlo.

Fotografía Loren Photography

Espero que os haya gustado y nos vemos en el siguiente post!

Posts Relacionados

11 Comentarios

  • Reply
    Eva Maria Perez Holguin
    12 marzo, 2018 at 21:00

    Ole prima eres toda una campeona me hizo llorar tu relato y bueno el audio ya lo había escuchado y es impresionante.😘😘😘

    • Reply
      noemimisma
      1 noviembre, 2018 at 00:30

      mil gracias!!!

  • Reply
    Mar P. M.
    12 marzo, 2018 at 21:11

    Fuiste muy valiente y le echaste mucho coraje… el olor de Manuela y tu cara de felicidad, no tiene precio. Simplemente fue maravilloso. Orgullosa de ti 😘

    • Reply
      noemimisma
      1 noviembre, 2018 at 00:30

      totalmente especial!

  • Reply
    Aranzazu Castillo Fernández
    12 marzo, 2018 at 21:13

    Me acuerdo perfectamente de ese cansancio, de la desesperación porque no termina de llegar ese momento…mi primer parto fue muy parecido al de Manuela, ¡Cuántas horas! Pero, ni siquiera al día siguiente, a las horas ya se me olvidó todo el dolor que había pasado. Increíbles las mujeres, sexo débil ¡HA!

    • Reply
      noemimisma
      1 noviembre, 2018 at 00:30

      eso es! no se yo cuantos hombres lo soportarían! jeje

  • Reply
    Anna Gómez Sánchez
    12 marzo, 2018 at 21:56

    Eres una valiente y super campeona!!me ha emocionado mucho tu relato! Gracias por compartirlo! También queremos que lo expliwues en tu canal!!!

  • Reply
    sarajurjur
    13 marzo, 2018 at 01:05

    Hola! Qué precioso post!!!
    Una pregunta, se puede inducir el parto tras una primera cesárea? Pensaba que no, pero tu experiencia me ha dado esperanza si mi niña mo se arranca. Bsss

  • Reply
    Lorena Abellan
    13 marzo, 2018 at 06:38

    A mi me pasó lo mismo que a tí cuando me dijeron :quieres tocar la cabeza??? Pero a mi me daba cosa pero me pusieron delante un espejo y la ví como salía…eso fué para mí una gran experiencia inexplicable

  • Reply
    Manuela
    5 octubre, 2018 at 11:03

    Hola! Muy bonito el relato pero no entiendo lo de parto “natural” si fue con epidural. Supongo que te referirás a “vaginal”, todavía hay mucha confusión entre ambos términos😊

    • Reply
      noemimisma
      1 noviembre, 2018 at 00:28

      Bueno, para mi sigue siendo natural porque la niña nació por donde la naturaleza dice que tiene que salir 😉 Por esa regla, todo parto que deba ser intervenido por un médico no sería natural, jeje

    DEJA TU COMENTARIO