Maternity

LA VUELTA AL TRABAJO TRAS LA BAJA MATERNAL

Hola!

Pensé que nunca llegaría este momento, pero la vuelta al trabajo tras la baja maternal ha llegado. Sí, mañana empiezo de nuevo a trabajar. Y he de reconocer que las 16 semanas de baja, las vacaciones y la mini excedencia de un mes han sido insuficientes para que no me muera de pena de dejar a Manuela para incorporarme al maravilloso mundo laboral.

Ser madre es lo mejor que me ha pasado en la vida. Es muy sacrificado y abnegado, pero es con lo que más he llenado mi ser en toda mi vida. Ver a mis hijos, dormirles, jugar, alimentarles, cuidarles y besarles son mis tareas 24 horas al día. Disfruto cada vez que Mateo me mira, con cada intento de palabra, cuando me enseña sus trenes y cuando le veo imitar a Pocoyó. Me emociono con cada sonrisa de Manuela, por verla cómo crece, como se voltea y cómo empiezan a asomar en las encías dos líneas blancas.

Criar sin horarios, sin prisas, disfrutar de ellos sin mirar el reloj y que de tiempo a todo (o a casi todo). Quererles, mimarles y sentir que tu tiempo es 100% para ellos.

Han sido muchos los días y las noches que he podido disfrutar a tiempo completo de mis hijos, y no os miento si os digo que a mi eso me realiza como persona, como mujer y cómo madre. Pero otra parte, algo en mí también tiene ganas de comenzar las rutinas, los horarios y trabajar fuera de casa en algo que me gusta y en lo que acumulo una experiencia de 10 años.

Tengo sentimientos encontrados: amo a mis hijos por encima de todo pero también me gusta mi trabajo. Tengo ganas de empezar incluso podría decir. Reconozco que tengo la suerte de tener grandes compañeros, unos jefes excelentes y un ambiente de trabajo muy bueno. Todo ello hace que la vuelta sea menos dura, pero sigue siendo dura.

No me siento mejor madre por decir que me sentiría completa si sólo cuidara de mis hijos. Pero en este momento de mi vida es lo que me hace feliz. Es probable que muchas me digais que puedo sentirme satisfecha por tener un trabajo al que volver pese a la situación del país. Pero no me siento satisfecha de no poder estar con mi hija a tiempo completo cuando aún ni siquiera gatea. Creo que es la gran asignatura pendiente de este nuestro país.

No se puede estimular la natalidad cuando los niños con 16 semanas deben quedarse a cargo de un familiar o una escuela pública o privada porque los padres deben regresar al trabajo. No es justo.

Y mientras cuento las horas que me quedan para volver a mi trabajo, no paro de pensar que mañana ya no voy a ser yo la que los despierte y les de el desayuno; ni la que los vista para ir al cole, ni la que se despida de ellos en la guardería. Mañana saldré de casa antes de que se despierten y se me hace un nudo en la garganta.

Ahora mismo no puedo parar de mirarles mientras duermen y sólo pienso el momento que finalice mi jornada para ir a buscarle.

Esto es lo peor de la maternidad: no poder ejercerla cómo te gustaría.

Deseadme suerte mañana!

 

 

 

 

 

Posts Relacionados

2 Comentarios

  • Reply
    Estefanía
    18 septiembre, 2018 at 02:13

    Vaya tela Noemí… en qué momento te leo… eres grande y fuerte!!! Yo llevo tremendamente mal la idea de mi incorporación por lo mal que lleva mi pequeño la guarde… y mira que yo he podido alargar mi excedencia hasta estar con el durante 17 meses!!! Asi que me has dado una lección y debo ser más humilde en cuanto al dramatismo que le doy a esta situación… pero es que creo que el sentimiento de culpa se me ha ido de las manos… intentaré pensar en tu fortaleza cuando la mía flaquee porque aunque me apasiona ser maestra no.consigo.que.sea.suficiente para volver con calma… gracias por inspirar!

    • Reply
      noemimisma
      20 septiembre, 2018 at 00:08

      Cuanto me alegro que te haya gustado! A veces nos preocupamos en exceso y realmente luego no es para tanto 😉 Un abrazo enorme!! y mucho ánimo!

    DEJA TU COMENTARIO