Maternity

CURVA DEL AZÚCAR EN EL EMBARAZO

curva azúcar embarazo
Hola!!
A todas las futuras mamás que estáis en el segundo trimestre, entre la semana 24
y 28 de gestación vuestro ginecólogo os habrá citado para hacernos una prueba que consiste en bebernos un estupendo “jarabe” (nótese
mi ironía) 😉 
He de reconocer que a mí no me resultó especialmente asqueroso,
pero hay mujeres que lo toleran fatal y esta prueba es horrorosa para ellas.
Afortunadamente para mí, lo bebí de un trago (creo que tarde 4 segundos) y sin
pestañear y sinceramente fue la mejor opción,  jajaja!!. Pero he oído algunos remedios caseros para llevarlo mejor, y es que hay mujeres que se
llevan una rodaja de limón y lo muerden tras beberlo para no saborear nada y
dicen que les va mejor, pero ahí yo no os sé decir, sorry!
Pero,
exactamente, ¿qué es esa prueba?
El término
correcto es Test O’Sullivan. Dicha prueba nos dice la cantidad de glucosa en
sangre una hora después de haber bebido 50 gramos de glucosa (el “jarabe”). La prueba consiste en que primero te hacen un análisis de sangre tal cual llegas a consulta y te harán
otro análisis de sangre 60 minutos después de que te hayas tomado la glucosa.
Ya está. No hay más que hacer. Hay veces que esta prueba se hace aprovechando
los análisis del segundo trimestre de embarazo, así que al menos te quitas un
pinchazo, cosa que en mi caso agradezco.
¿Para qué?
Con esta prueba, aunque no da un diagnóstico exacto, se puede identificar el
riesgo que tenemos las mujeres embarazadas a sufrir la diabetes gestacional. Y esto es muy importante.
Hay estudios que dicen que la
diabetes gestacional es la complicación más frecuente en las embarazas,
afectando en torno al 10% de los embarazos. Si estás en ese 10% probablemente después
de dar a luz, tus niveles de glucosa vuelvan a ser normales.
Pero ojo! La
diabetes es una enfermedad complicada que hace que los niveles de azúcar en la
sangre estén muy altos. Cuando comemos, el sistema digestivo deshace la mayoría de
los alimentos en un tipo de azúcar llamada glucosa. La glucosa entra a la sangre
y, sumado a la insulina (la hormona produce el páncreas), hace que las células
de tu cuerpo transformen la glucosa en energía. 



Peeeero, si nuestro cuerpo no produce insulina suficiente, o
si las células no responden bien a la insulina, la glucosa se queda libremente
por la sangre en lugar de llegar a las células y convertirse en energía.
PELIGRO!! 



En el embarazo, las hormonas y
el propio y simple hecho de estar creando vida puede hacer que todo lo anterior
se descompense y por tanto te diagnostiquen diabetes gestacional tras
realizarte el Test O’Sullivan.

Si no se detecta la diabetes gestacional corremos el riesgo de que aumenten
otras complicaciones como son: exceso de tamaño del feto que puede hacer que te
provoquen un parto prematuro, el aumento del líquido amniótico, mayor
propensión a partos por cesárea, problemas del metabolismo de la
glucosa en el recién nacido y, menos probable pero también posible, muerte intrauterina.

Incluso a largo plazo, puede
hacer que el niño desarrolle consecuencias como la obesidad, diabetes, o
hiperactividad durante la infancia. 
Así que, mujeres embarazadas del mundo, esto no es ninguna tontería.
Test de Tolerancia a la glucosa (TTOG)

Si tras el Test O’Sullivan el nivel de glucosa al cabo
de una hora es igual o superior a 140 mg/dl se considera el
test es positivo, algo que ocurre entre el 15 y el 23% de las pruebas. En ese
caso se deberá realizar otra prueba: un Test de Tolerancia a la glucosa (TTOG),
o lo que también conocemos como la “curva larga”, para confirmar o descartar la
diabetes gestacional.
En este caso, la prueba no tiene mayor complicación
que el Test O’Sullivan, lo único que cambia es el tiempo de espera y los “pinchazos”
para hacer las mediciones. Llegas a consulta, te hacen un primer análisis de sangre, te
bebes el jarabe al igual que en la prueba anterior y esperas una hora para que
te hagan otro análisis de sangre. Después esperas otra hora y te hacen otro
análisis de sangre. A continuación esperas otra hora y te haces otro análisis
de sangre. En total, 3 horas de espera y 4 “pinchacitos” para el análisis. Ya
está. Se acabó la prueba. Ahora a espera resultados.

– Si Test de Tolerancia a la glucosa es negativo:
sigues con tu vida de embarazada feliz
– Si Test de Tolerancia a la glucosa es positivo: sigues
con tu vida de embarazada feliz pero quizá tu ginecólogo decida controlar la
cantidad de azúcar que ingieres en las comidas, es decir, “ponerte a dieta”. No
es más.
¿Cuándo se es más propensa a padecer diabetes
gestacional?
·        
Mayores de 35 años 
·        
Antecedentes familiares con problemas de diabetes.
·        
Diabetes gestacional en
un embarazo anterior.
 
·       El exceso de peso de la
mamá
. También están en mayor riesgo las mujeres que suben mucho de peso
durante el embarazo.
Gracias todos los avances con los que vivimos, es
relativamente sencillo controlar la diabetes gestacional, aunque quizá ahora tu
embarazo se denomine “de riesgo”. Antiguamente no había tantos controles y
seguramente habrás escuchado casos de nuestras abuelas o madres que parían
bebés de más de 4,5 kilos, ya criados! Pero esto tenía su riesgo también, así
que todo esto hay que tomarlo con importancia pero también con tranquilidad. Tendrás
algunas revisiones más que las embarazadas cuyo test salió negativo, pero no
hay más historia.

Mi recomendación es que, si te toca hacerte la curva
larga, como fue mi caso, te lleves un buen libro y disfrutes de ese ratito de “no
hacer nada” que tendrás para ti. Seguro que pase lo que pase, todo saldrá bien
😉

Posts Relacionados

Sin Comentarios

Leave a Reply