baby

LA VERDAD DE ESTAR EMBARAZADA y CON UN HIJO DE 18 MESES

4.10.17 noemimisma 3 Comentarios

Hola!

Este es un post muy personal y muy de sentimientos, al que llevo mucho tiempo queriendo dar forma en mi cabeza y que me gustaría compartir desde lo profundo de lo que estoy sintiendo.


Cuando me enteré de que estaba embarazada, fue una noticia muy alegre y feliz, una nueva vida comenzaba a crecer en mi interior y era una sensación que ya conocía, desde la experiencia que da haberlo vivido anteriormente y la serenidad de saberte el desarrollo de lo que está por venir los próximos 9 meses. Sabes (mas o menos) lo que pasará en cada semana, recuerdas como se va desarrollando tu nuevo bebé y esperas con ansia cada ecografía, su latido y las buenas noticias con cada visita al ginecólogo.

Sin embargo, cuando ahora vas a ginecólogo, debes organizarte para que alguien cuide de tu bebé, porque aún tienes un bebé en casa, mientras tu estás en la consulta, o bien que te acompañe al médico y dividir tu atención entre lo que el ginecólogo te dice y tu bebé inquieto que, pobre mio, se aburre allí con toda la razón del mundo.

Cuando vuelves a casa, ya no puedes tumbarte en el sofá a recrear e imaginar como será tu nuevo bebé, a descansar, a merendar tranquilamente o simplemente a leer tu app favorita sobre el embarazo. Cuando sales del ginecólogo, sales de la nube de tu embarazo y vuelves a la realidad y a un bebé que demanda muuucho tu atención y tu tiempo. Así que vuelves a casa para poder jugar y disfrutar de tu niño, mientras piensas qué va a pasar y como te dividirás cuando el nuevo bebé también demande tu tiempo. Y empiezan los agobios...

Mi embarazo lo estoy llevando como puedo entre nauseas y mareos, cansacio extremo y hormonas, y con el come-come de que pienso que no voy a poder con todo. Por que lo pienso. Y mas a menudo de lo que me gustaría. Estoy deseando que mi hijo conozca a su nuevo hermanit@, pero me aterra el momento de hacerme cargo de los dos cuando mi marido esté trabajando y no pueda contar con más ayuda.

Me agobia que mis hijos noten alguna de mis carencias, que son muchas, que se puedan sentir que no les doy mi 100% porque ahora tienen que compartir mi atención. Me da miedo enfrentarme a mi límite, porque no sé donde está. A no dormir de noche por un recién nacido, y no dormir de día por que mi niño necesita mi cariño y mis juegos. Estoy cagada de miedo por muchas cosas, pero aún con todo, soy FELIZ.

Luego pienso en mis miedos antes de que naciera Mateo, en que pensé que no sabría hacerlo, y que sería una torpe, que no sabría vivir sin dormir y que nunca había cuidado de un bebé. Y sabéis que? Que lo hice, y lo hice bien. Mi hijo tiene la mejor mamá del mundo para él, que es la suya, y que, aunque no sabe hablar, si hablara también me lo diría.

Por que asumo que no va a ser fácil, pero soy feliz. Tengo que aprender a vivir en el mini-caos, o el caos mas absoluto y que no pasa nada. Que si la casa está revuelta, nada cambia cada minuto que paso con mi hijo y todo lo demás puede esperar. Soy feliz de saber que se van a llevar tan poquito tiempo y que prácticamente van a crecer juntos, y que aunque ahora me crea que no podré, seguro que sí.

Soy feliz con mi embarazo y con mi hijo de 18 meses, porque siento que no hay nada que me llene más que los mios.

Nos vemos muy pronto!

Noe


También puede interesarte

3 comentarios:

  1. Hola guapa!
    Yo estoy en la misma situación que tú,bebé de 14 meses yyo embarazada de 12 semanas.
    Es muy bonito todo pero losmiedos son increíbles, pero si otras madres pudieron también nosotras.No somos las únicas....y en cuanto al cansancio....yo ya me levanto cansada y sigo así todo el día....es increíble
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Recuerda hija... la confusión de sentimientos y tu siempre vais de la mano y en el embarazo de tu segundo hij@, no iba a ser menos. Pero quiero q sepas siempre has sido una hija maravillosa y muy fuerte q consigue casi siempre lo q se propone... y seguirás siendo así como madre de tus hijos. Te quiero, mi niña 😘😘😘

    ResponderEliminar